0%

Recorrido en la comunidad Maya del Parque Tankah

¡Navegando por pequeños canales encontré lugares que parecen salidos de otro mundo!

5

Este fin de semana me lancé a vivir una experiencia que estuvo rodeada de agua, aventura y mucha diversión. En el recorrido a la comunidad maya del Parque Tankah realicé actividades como esnorquelear en majestuosos cenotes de agua cristalina hasta caminar por aldeas mayas que rodean el lugar.

A sólo dos horas de Cancún se encuentra el Parque natural Tankah, un lugar en donde se respira tranquilidad gracias a que se encuentra totalmente rodeado de selva virgen, lo cual hace una combinación perfecta entre diversión y contacto con la naturaleza. La aventura comenzó a partir de las 7:40 am cuando el transporte del parque pasó por mí al hotel. En punto de las 10 de la mañana aproximadamente ya estaba lista para comenzar la aventura en Tankah. Al llegar me recibió Nicole, quien fue mi anfitrión durante todo el recorrido, me explicó que esta experiencia me serviría para entrar en mayor contacto con la naturaleza, claro, siempre y cuando la respetara y conservara evitando usar algún bloqueador solar o repelente para insectos, lo cual a mi me motivó aún más a vivirla ya que el lugar es bellísimo y el único sonido que se escucha es el del viento golpeando las hojas de los árboles.

 

La primera parada de este recorrido fue el cenote Cavernas, y sin que me lo esperara Nicole mencionó que la mejor forma de liberar mis emociones sería ahí, ya que tenía que tomar la tirolesa y justo en medio del cenote ¡dejarme caer al agua!  En realidad, esos seis metros de altura me hicieron sentir el llamado vértigo, pero claro, lo repetí una y otra vez.

Continuamos caminando entre los senderos de la selva para llegar al segundo cenote, este es el Piraña, ahí practiqué snorkel y “sin querer queriendo” tuve una sesión gratis de Fish Spa ya que…  ¡Miles de pececillos se acercaban a mí!

La aventura seguía y la tercera parada fue en el cenote Naval, el cual es el más grande del lugar, ahí se encontraban tres tirolesas esperándome para volar por el cenote de un extremo a otro, y sin dudarlo ni un segundo tomé el arnés… ¡Y me lancé por tan increíble lugar!

Al final del recorrido por la aldea maya llegamos a un pequeño muelle en donde había varias canoas estacionadas, tomamos una y nos fuimos a recorrer los bellos rincones del cenote, entrando por pequeños canales encontramos lugares que parecen salidos de otro mundo.

Mi lugar favorito fue el último cenote del recorrido, el cenote Azul, ahí practiqué nuevamente snorkel, nadé y nadé entre sus transparentes aguas, las cuales creaban un color azul turquesa en el fondo que permitía observar a la perfección plantas, peces y el mundo que existe ahí, bajo el agua, sin lugar a dudas es una belleza que vale la pena admirar.

Y para finalizar un recorrido lleno de aventura y diversión me esperaba un riquísimo bufete artesanal mexicano, compuesto de carnitas asadas, pollo cocido en horno de piedra, frijoles recién salidos de la olla, arroz blanco, guacamole, y lo mejor de todo, tortillas hechas a mano, esas son el acompañante perfecto, pero eso no fue todo, porque después de comer tanto, también encontré fruta, café y agua de sabores. Lo que más me agradó es que toda esta delicia. . .

¡Es elaborada por los miembros de la comunidad maya que habitan ahí!

Visitar la comunidad maya del Parque Tankah y practicar distintas actividades de aventura es sin duda una experiencia única, ya que te invita a salir de tu zona de confort, aprender sobre lo que te rodea y entrar en contacto con la naturaleza.

¡Lo único que necesitas tener son muchas ganas de divertirte!

Puedes hacer tuya esta experiencia y muchas más en iorni.

Te puede interesar: ¿Qué hacer en Semana Santa en México?